No hay de que temer

Si alguien te persigue incesantemente e intenta ocasionarte daños enormes, no temas, pues tu vida estará segura bajo la protección de Dios. Todos tus acontecimientos están bajo su control soberano, y no ignora todos los planes que en estos precisos momentos hacen en tu contra.

——————————.

Dios se encargará de los que buscan tu mal.

——————————.

Tú no hagas nada por prevenirlo, pues ya viste que está fuera de todo tu alcance.

Deja que los acontecimientos se vayan dando como tienen que darse.

Nada se dará por casualidad.

No te angusties…

Sea paz a ti, y paz a tu familia, y paz a todo a todo cuanto tienes.

1 Samuel 25:6

Así que, declárate libre de todo temor e incertidumbre ante los hechos circundantes.

Dios vela por ti.

Nadie podrá poner su mano sobre ti.

——————.

No hay de que temer.

——————.

El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre.

Hebreos 13:6

———————————–.

Señor mi Dios, Bendice a mi familia

Las Tormentas No Duran Para Siempre