Tú Eres la Obra Maestra de Dios

“Somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás.” (Efesios 2:10 NTV)

La razón por la que tienes un valor es por lo que Dios dice de ti, no por lo que otros dicen de ti.

Muchas personas carecen de autoestima. No se sienten bien con ellos mismos porque siempre están promocionando la clase de ropa que usan, el tipo de auto que manejan y las cosas que ellos mismos dicen. Siempre están alardeando para sentirse mejor ellos mismos, porque realmente no se aceptan — eso es rebelión en contra de Dios.

Si Dios quisiera que fueras otra persona, no existirías. ¡Pero Él te quería a ti! Te hizo para que fueras tú. La verdadera autoestima proviene de tres hechos:

  1. Dios te creó.
  2. Jesús murió por ti.
  3. El Espíritu de Dios vive en ti.

La Biblia dice, “Somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás.” (Efesios 2:10 NTV)

El Nuevo Testamento originalmente fue escrito en Griego. La palabra Griega para “obra maestra” es “poema”. Es de donde sacamos la palabra “poema.” Dios dice, “Eres mi poema. Eres mi obra maestra. No quiero que copies a alguien más. En ti he puesto dones —formación espiritual, oportunidades, recursos, mi personalidad, antecedentes— y quiero que los uses.” Tienes un valor debido a lo que Dios dice acerca de ti y a lo que ha hecho por ti.

¡No solamente eres querido; eres necesitado! La Biblia dice en 1 Corintios 12:4-6:

“Hay distintas clases de dones espirituales, pero el mismo Espíritu es la fuente de todos ellos. Hay distintas formas de servir, pero todos servimos al mismo Señor. Dios trabaja de maneras diferentes, pero es el mismo Dios quien hace la obra en todos nosotros.”  (NTV)

Eres necesitado. Eres necesitado en tu iglesia. Eres necesitado en tu comunidad. Eres necesitado en este mundo. Si no fueras necesitado, Dios no te hubiera hecho. Él no te creó para que sólo te sientes, te remojes y luego te amargues. Te trajo aquí para hacer una contribución con tu vida. Y todos somos necesarios. No hay gente pequeña en la familia de Dios. Cada parte es necesaria. ¿Sabes cuál es la luz más importante en mi casa? No es el gran candelero en el comedor. Es la pequeña luz que enciendo todas las noches para que cuando me levante para ir al baño en medio de la noche, no me golpee en el dedo del pie.

Cada papel es importante. Tú eres importante. Tienes un valor porque Dios lo dijo y porque pagó un rescate muy grande por tu vida cuando envió a Su hijo Jesús, a morir en la Cruz por ti.

Reflexiona Sobre Esto

  • ¿Cuál es tu papel en la iglesia? ¿En tu comunidad? ¿En el mundo? ¿Cómo lo estás cumpliendo?
  • ¿De qué maneras has estado tratando de elevar tu autoestima?

Comenta esta Imagen Cristiana